DENIS VEGA “EL GITANO”

Nacido el 20 / 11 / 1978

El origen

Años sesenta. Escapando de la posguerra y con hambre de fortuna, una mujer de raza con magia en los pies, gaditana de cuna, nacida en Algeciras, se planta en Madrid para derramar su arte por todo los tablaos de la capital, seguida de su familia y su novio, sevillano nacido en Utrera, guapo y de porte, para más señas.

Sus lunares bailan y sus tacones hablan en tablaos como el Villa Rosa, Torre Bermejas y Las Cuevas, mientras su hombre hace papeles secundarios en películas de la epoca combinandolo con su trabajo atendiendo las barras castizas de las tascas madrileñas.

La gracia se aplaude y por fin llega el contrato soñado en la catedral del flamenco, el tablao “Los Canasteros”, de la mano del gran Manuel Caracol, cantaor de estirpe flamenca tan larga como la noche. Pero la veleta gira bruscamente y el sueño se acaba antes de empezar… la familia se opone a que la “niña” se haga mujer y noctámbula, entre el humo turbio de habanos, reyes de copas y falsos oropeles.

Nace una estrella

Olvidada la farándula, toca sentar cabeza y en Algeciras, un 7 de diciembre de 1968, sevillano y gaditana se unen en matrimonio y con ellos toda la gitanería, que para eso les viene de sangre. De estos dos descendientes de grandes sagas de artistas conocidos en todo el país, arte y belleza se funden y alumbran cuatro luceros: al tercero, de nombre Denis Vega, y a falta de hospital en la ciudad, lo parió su madre en la Cruz Roja, rondando las nueve y media de una fría mañana de 1978.

Familia católica, a Denis lo bautizan el 28 de diciembre junto a su primo, que había asomado al mundo un día antes. La alegría es inmensa y la fiesta flamenca se prolonga hasta la madrugá.

Muy llorón, al decir de algunos, Denis vive sus primeros años disfrutando de la compañía del padre y de sus abuelos maternos, por los que siente devoción. De ellos y tras su muerte, toma su apellido “Vega”, que honra su recuerdo.

El niño Vega crece en un ambiente católico rodeado de misas, rosarios, olor a incienso y colegio de monjas. Mente inquieta, la curiosidad por lo religioso toca a su puerta y desfila de capilla en capilla vestido de monaguillo. Más tarde y con su grado de bachiller escolar conseguido a la temprana edad de trece años, la cosa se pone sería y piensa en tomar los hábitos.

Pero la vida se repite y si a su madre no la dejaron ser artista, a Denis la familia le pone trabas para ser cura. No lo ven de negro y misal.

En estas aguas revueltas y con 14 años, el artista que está por llegar empieza a trabajar en el negocio familiar, y durante los años siguientes aprenderá el oficio, asomando “palmito” detrás del mostrador de un local comercial.

La vida golpea y el amor también

Denis ya es un hombre, o casi, y con 22 años decide emanciparse y partir a la aventura. No sabe que mientras que el vive tranquilo sus días y a lo loco sus noches, el amor le va a pillar en cueros, un cañonazo que no se esperaba y a velocidad de vértigo, chico y chico se besan, viven juntos y ponen rumbo a lo desconocido.

La familia no da crédito a lo que sucede: su “niño”, su Denis, gitano y maricón. Como son gente de bien, las asperezas se liman con cariño, y al final la familia lo acepta y dan la bienvenida a su pareja como un miembro más. Pero Cupido es caprichoso y la fiesta dura poco. Tres desengaños amorosos lo dejan sumido en un “bache” sentimental. Su última relación, según confiesa él mismo, será con la única persona de la que se ha enamorado de verdad.

Y así la vida sigue pero no la de su padre, una figura muy importante en la vida del artista. Su madre inseparable, lo cuida amorosamente hasta que se apaga.

En paralelo, se vuelca en el trabajo, haciéndose un hueco en el mundo textil. Siempre explorando y abierto al cambio, Denis cambia de tercio y decide probar suerte con otro uniforme, esta vez el de policía, pero tampoco este será su rumbo definitivo. Su futuro se irá abriendo camino, como el de su madre, por la vía artística. Pasa las noches y la temporada siguiente al ritmo de canción del verano, contratado para bailar en una discoteca de Tarifa. Jose Marí a empieza de cero como go-gó en salas de espectáculos y empieza a ser consciente de su potencial.

Un gitano pornostar

Madrid-Algeciras-Madrid se van alternando en el paisaje para curar su mal de amores y su tristeza hasta que otra ciudad aparece en el mapa, y con ella una brillante carrera como artista: “Denis Vega” aparece por primera vez en Barcelona, para hacer un casting en el mundo porno que terminara recibiéndolo con la alfombra roja.

Un año después, a Denis lo buscan las grandes productoras, comienza a grabar con actores porno famosos y en una carrera vertiginosa, recibe tan solo unos meses después la nominación a los premios Grabbys 2014 de Chicago como Web Performer of the Year, la nominación a los premios Ninfa como mejor actor porno y la nominación alos premios Cyber Socket de Los Angeles California como actor revelación (newcomer) siendo el único español nominado y el primer gitano pornostar seleccionado en estos galardónes.

Actualmente Denis continua grabando, viajando, aumentando el número de rodajes y su caché como artista profesional, compaginando su dedicación al cine para adultos con papeles de actor en series como “El Principe” (2014), “La que se avecina” (2016) y cortometrajes como El Anillo (Quoncor Producciones) junto a grandes actores de este país.

Un giro hacia la música

En 2017 presenta su primer single “Un Superhéroe”, con un trepidante ritmo arabesco encuadrado en pop latino, el tema nos invita a reflexionar sobre la superación personal ante los problemas del día a día.

Un Superhéroe es un pegadizo tema cargado con la fuerza y arte de este cantante andaluz, quien además participa en la dirección de su trabajo logrando grandes resultados en las diferentes plataformas de ventas del mecado musical.